ALBUM

PRELUDIO PARA UN SUICIDIO

Preludio para un suicidio

El tiempo es como un terreno baldío

lleno de ganchos…y cristales rotos

De papel mojado, radiocintas al viento

de lana… de horrores

Mientras camino una tarde gris

Sin ti soy menos feliz

Solo tu ausencia acompaña

esta soledad

Te busco entre calles estrechas

o en aquella banca…de madera

Hurgando entre los recovecos

de la memoria…y de las paredes

Donde descubro mensajes

que me dan valor

Mensajes de muerte y amor

Ya me siento mejor

Necesito tu beso infinito

aunque dure…solo un segundo

Perdona si te incomoda

esta mi última llamada

Es que te echo de menos.

Caóticos, Anárquicos, Hermosos

Encuentros furtivos

en patios de lugares sagrados

Bajo el brazo un libro

en la mano un disco de rock

Escondidos entre los huesos

de los esqueletos

Que forman las escuálidas paredes

de un viejo barrio popular

Sonreímos mudos

como modernos trogloditas

Aprendimos

A escuchar con los ojos

A ver con los oídos

A oler con las bocas

Y a saborear con las manos

Caóticos, Anárquicos, Hermosos

Entrar en tu habitación

cuando reina la oscuridad

Reptar entre las sábanas

tomarte del cuello

Mientras piensas si es un sueño

o estas despierta

Lo único cierto

es que todo es real

Sonreímos mudos

como modernos trogloditas

El placer de recordar

los buenos momentos

o inventar futuros inverosímiles

Frente a la nostalgia

de recobrar la conciencia

Caóticos, Anárquicos, Hermosos

Sonreímos mudos

como modernos trogloditas

Caóticos, Anárquicos, Hermosos.

Arde el paraíso

Camino en silencio

Te recuerdo a gritos

Tu mirada me flagela

Reviento en tus labios

Salpica rojo escarlata

Sobre pétalos blancos

Arde el paraíso

Cuando escucho tu voz

Desde la cornisa

grito tu nombre

Abismo seximental

Me abduce y seduce

Rincones donde la sal

es dulce, tan dulce

Arde el paraíso

Cuando beso tu piel

Entre las tinieblas

Te abrazo y tu tiemblas

Mi corazón desnudo

Puño desollado

Lames su veneno

Lo acunan tus senos

Arde el paraíso

Cuando rozo tu miel.

 

Cofre

 

No huyas de mí

Yo no quiero que lo dejes todo

solo quiero hacerte feliz

No huyas de mi

Tengo un cofre guardado

Lleno de tesoros para ti

Te entrego la llave

No esperes contar la historia triste

e intentar ir abrirlo

al fondo del mar

Este es nuestro tiempo

¡Este es nuestro tiempo!

El de abrigos largos

El de viento helado

El de oscuros pájaros

Que se posan en un corazón

congelado como un bloque rojo

Que con un fuerte latir

se empieza a derretir en cálidas gotas

de sangre cuando estamos juntos

Este es nuestro tiempo

No huyas de mí

Yo no quiero que dejes nada

solo quiero hacerte feliz

No huyas de mi

Tengo un cofre guardado

lleno de tesoros para ti

Te entrego la llave

No esperes contar la historia triste

e intentar ir abrirlo

Al fondo del mar

Este es nuestro tiempo

¡Este es nuestro tiempo!

El de nubes negras

El de calles desiertas

El de bares refugio

Donde la poesía se cuela

por tus atrofiados oídos

que de tanto oír

No te permitían escuchar

mis gritos de amor en silencio

Este es nuestro tiempo.

Testigo Solitario

 

Esa alma solitaria

alimentada de frío

da vida al color esperanza

Y en medio del desierto

es testigo fiel

de la cópula de las bestias

Que bañadas por la lluvia

calman su calor

Ese fuego que arde

por la lujuria y la traición

Su danza levanta el polvo

La niebla revolotea

Luego cae como un fantasma

Cubriendo con su frío manto

el corazón

El néctar de la necedad

atado a su cintura

Solo quiere una caricia

El vampiro abre sus alas

y busca saciar su sed

Con placer

La víctima muestra sus heridas

se desangra

Y no es por la mordida

Será por las espinas

de la vida

Su danza levanta el polvo

La niebla revolotea

Luego cae como un fantasma

cubriendo con su frío manto

el corazón.

Yonkis

Ahora que es demasiado tarde 

pienso en tus huesos rotos

Sonrío con los ojos empañados

al recordar la luz de tu rostro

Corrías desbocada ávida de cariño

en una selva maldita llena de alimañas

Y ahí estaba yo para protegerte

Para darte lo que más querías

Para compartir el dolor de la vida

Y se nos fue de las manos

nos intoxicamos, tocamos fondo

Yonkis de amor enganchados

a las agujas de la pasión

Y en un acto suicida

Pa´que no mueras

Pa´curarte

Pa´que vueles libre

Me alejé

No se que es peor

Si el remedio o la enfermedad

Ahora desvarío en esta selva maldita

Intoxicado llevo una herida mortal

Entonces apareces ante mi

como un espejismo

Te ruego no cometas

el error de salvarme

Envenéname, mátame, déjame morir

Morir bien muerto

Porque no quiero esta vida sin ti

Y se nos fue de las manos

Nos intoxicamos, tocamos fondo

Yonkis de amor enganchados

a las agujas de la pasión

Y en un acto suicida

Pa´que no mueras

Pa´curarte

Pa´que vueles libre

Me alejé.

Ermitaño

No saben que es la propiedad privada

ni del cuerpo, ni del alma

Instintos primitivos

prevalecen al amor

En cavernas ajenas

comen carne cruda

con sus manos

y beben del néctar prohibido

Rituales salvajes

al ritmo de la música

Y en la resaca de un nuevo día

van descubriendo sus canibalismo

Y aunque la piel esta casi intacta

ya han devorado sus corazones

Ahora que el ermitaño

del reloj de arena se va

Corren tras el para recoger

migajas de libertad

que dejo a sus paso

Caminos oscuros

guían a habitaciones anacrónicas

Se sienten como en sus hogar

Estela brillante que en la penumbra

refleja siluetas de un pasado cálido

Nunca es demasiado tarde

Con un vals macabro de fondo

van recogiendo besos perdidos

Como si fuesen frutos silvestres

Caricias traídas de arcos

donde deliraban

los moribundos

Ahora que el ermitaño

del reloj de arena se va

Corren tras el para recoger

migajas de libertad

que dejó a su paso

La alegría de la muerte

 

Los secretos de mi mente

se ocultan en la oscuridad

Tu abres las puertas

que dejan en libertad

a mis sentidos

Contigo disfrutaré del dolor

que te da el amor

Sentiré la palabra Porsiempre

tan profundamente

que la razón

no entenderá

Si no te tengo,

haré a la soledad mi amante

y se deleitará con mis temores

La Alegría de la Muerte

no viene a mí por no tenerte

Atrapado y condenado a vivir

con tu ausencia, mi corazón

en decadencia

Cuando estamos juntos

sentimos algo tan fuerte

tan inseparable que la eternidad

se cansaría de acompañarnos

Y nos amaremos

y nos haremos daño

tantas veces, que el universo

ya no existirá.

Para que vivir, si no estas en el mundo

para que aire sino quiero

respirar ni volar.​

La Alegría de la Muerte

no viene a mí por no tenerte

Atrapado y condenado a vivir

con tu ausencia, mi corazón

en decadencia.

Laberinto

Caballos alados

huyen del bosque incendiado

Los cuervos enloquecen

anunciando la muerte

Un cielo púrpura

adorna el caos

Te preocupa

¿Dónde compraras?

Arden las tiendas

Todos están ciegos

Ya no tienes de que preocuparte

Un tigre blanco

mira besos prohibidos

La boda acoge camada de cuernos

que se clavan

en corazones sangrantes

La mama negra calma la sed

Suaves brisas olor a fresa

propaga el fuego

que quema flores salvajes

Cuerpos ahogados en lujuria

La habitación cerrada

Un ángel llama a la puerta

Nadie contesta

se sienta a llorar

Lágrimas de sangre que purifican

la traición en soledad

Qué sería del gozo...

Qué sería del gozo sin el llanto

Qué de mi locura...

Qué de mi locura sin tu razón

Qué del sexo...

Qué del sexo sin la prohibición

Gracias señores contrarios

Sin ustedes no existiríamos

De todas maneras

no los voy a perdonar

Y si les digo la verdad

Quiero ¡MATARLOS!

Laberinto la ciudad

Laberinto mis pensamientos

que divagan por suburbios internos

de frío, lluvia y niebla

El aroma de la carne

me conduce por escaleras

que llevan al cielo

El hambre transforma

el olor de la carroña en perfume

pero una vez saciada

vuelve la náusea

Carne, aguardiente y música

así es la juventud

Que nada tiene que ver con la edad

Carne en el ojo

Carne en el hueso

Carne en la mente

Agua la sangre

Agua la saliva

Agua el licor

Música el latir

Lo que brota de tus labios

Música tu mujer tensada con cuerdas

Música tú mujer tensada con cuerdas.

Lagarto Negro

 

Tú que dices tener el poder

Tú que dices lo que debo hacer

Tú que no pasas hambre ni frío

Tú que no quieres que diga ni pío

Tú que dices que no hay esperanza

Tú que pones mi alma en una balanza

Mira mi puño en alto

Arma mortal es mi canto

No te voy a obedecer

Ya no tienes ningún poder

No me vas a callar

Porque tengo un lagarto negro

prendido del corazón

Su cola afilada me revienta un pulmón

Tengo un lagarto negro

que vomita coágulos rojos

A veces se deja ver

otras veces se esconde dentro mi ser

Tengo un lagarto negro

Su mirada es de fuego

Su lengua venenosa

Sus garras afiladas

Te invito a pasar una noche conmigo

Te invito a pasar una noche conmigo

Te invito a pasar ESTA noche conmigo!

A ti que dices tener el poder

A ti que dices lo que debo hacer

A ti que no pasas hambre ni frío

A ti que no quieres que diga ni pío

A ti que pones mi alma en una balanza

A ti que dices que no hay esperanza

Mira mi puño en alto

Arma mortal es mi canto

No te voy a obedecer

Ya no tienes ningún poder

No me vas a callar

Porque tengo un lagarto negro

Prendido del corazón

Su cola afilada me revienta un pulmón

Tengo un lagarto negro

que vomita coágulos rojos

A veces se deja ver

Otras veces se esconde dentro mi ser

Tengo un lagarto negro

Su mirada es de fuego

Su lengua venenosa

Sus garras afiladas

Te invito a pasar una noche conmigo

Te invito a pasar una noche conmigo

Te invito a pasar ESTA noche conmigo!

Anunciación de la tristeza

Las gárgolas son testigos

de la insolencia de la libido

La saliva abunda

La piedra quema

El ángel negro

mira de reojo

Aquel sacramento

anuncia la tristeza

El gusano sonroja

El álbum de estampillas

Es el principio del fin

La espera se justifica

cuando la crisálida se rompe

El sabor de la piel

corrompe el alma

El ahora solo sabe amarla

Tan solo la nada osó en tocarla

Y el enloqueció

y se arranco los sentidos

y te los regaló

Clavándolos con alfileres

en tu corazón

Ahora ciego, sordo y mudo

En su oscuridad

busca sentir tu aroma

y saborear tu piel

En el viejo baúl

de una despedida

que nunca existió.

EL VISITANTE
 

Cuando duermo a tu lado

te siento extraña y temblorosa

Tienes miedo, mucho miedo

pero te consuela saber que aún sigo aquí

Cuidando tus sueños o tu insomnio

Escalando por la enorme grieta del abismo

que los separa a él y a ti

Inconformidad bendita

que nos permites equivocarnos

Ahora estoy libre o quiero decir solo

Cuando ocurrió no lo sé

estuve preocupado en lo trivial

Y no sé cuándo se te cayó el cabello

Ahora preguntaré quien sorprende a quien

Te ganaré a entrar en la cama

y a escondidas miraré el ritual de tu desnudez

¿Pero qué ha pasado?

¿Cuándo te hiciste esa cicatriz?

Respondes de una manera tan cariñosa y ausente

Dices que el tiempo pasa y las cosas cambian

Quedando solo el recuerdo

No tengas miedo estaré aquí siempre

deja de llorar, estaré aquí

Al amanecer empecé a gritar como un loco

Estaba otro bajo las sábanas pero solo

me escuchabas tú

Cuando él abrió los ojos te abrazó y te dijo:

 -Tranquila solo fue una pesadilla

Y mientras me mirabas con esos ojitos tan tristes

Yo te repetía

No tengas miedo estaré aquí siempre

deja de llorar, estaré aquí.

 

AUTOBIO POSMORTEM
 

La luz de vela se apaga

dando paso a las tinieblas

El viento hace mover

los brazos de los gigantes

Y desde la cama en la casa

de la montaña puedo escuchar

la mar aunque este lejos

Es la hora del búho

que cuando conversa con la noche

me tiene en vigilia

Al fin los santos y los vírgenes

salen de sus ventanas tras los cristales

Que cuelgan de las paredes

Los cristos aprovechan para descansar

de esa posición tan incomoda

Todos me aterrorizan, he intento dormir

escuchando la mar

Te busco detrás de la cortina roja de mis ojos

¿Dónde estarás? con  tu bolso vacío lleno de música

Escucho las hojas secas bajo mis pies

Ese sonido tan nostálgicamente alegre

Que me recuerda que nuestra noción de tiempo

No para, ni parará

No sé si eres árbol desnudo u hojarasca de otoño

No sé si sobrevives a la tormenta

Pero este sonido bajo mis pies me recuerda

Que un día te tuve junto a mí

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

Caminando bajo la lluvia

Viajando en un autobús

oliendo a ropa mojada

Viendo una película de drama

de esas que tanto te gustan

O en una playa solitaria

recibiendo la brisa fresca

Haciendo promesas incumplibles

¡Qué se cumplirán!

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

En una prisión disfrutando de la hora del patio

Escuchando a alguien alegre tristemente desesperado

Mejor al calor del hogar

O abrazando a esos queridos amigos

En un escenario dando un concierto de rock and roll

O en una oscura habitación

escribiendo esta canción

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

¡Oh! Vida mía ¿Dónde estarás?

Me llevo preguntando esto

Desde que te comunicaron

Que había muerto.

 

REGRESIÓN
 

Oscura primera vez

Beso insomne

Dulce violencia

Felino olor a fresa

Boca asesina

Greñas salvajes

Mirada puertas al infinito

Pink, atún y tropi

Canciones de cuna

Lágrimas y sellos postales

Foto blanco y negro

Alegría de perder el vuelo

Despedida injusta

Clara oscuridad

Sex and blues

Abuso consentido

Cóctel al aire libre

Efecto placebo

Paseo por la censura

Cintillo mágico

Caricia de la borrasca

Asiento de atrás

Apagón en el festín

Ebrio encuentro atemporal

Fiesta popular

Gozo silencioso

Flor de cera

Deseo tras las rejas

Sutil puntapié pecador

Encuentro gótico

El placer de volver

Dulce aperitivo salado

Oasis en desierto sentimental

Perversa inocencia

Víctima culpable

Hermosa existencia marchita.

 

 

CULPABLE
 

Caminas en la noche

por calles solitarias sin saber

Que en una de esas casas vive alguien

Con quien compartirás

un mundo de emociones excitantes

Caminas sin saber

Que el lugar que estás mirando

será el último que recuerdes

Te esperé bajo la lluvia

Sin saber que no volverías

Estarás contenta rodeada

de esas malas compañías

Yo soy el culpable

de esa felicidad

Yo que te dejé en libertad

Abriendo las puertas

del cautiverio de ese mal

llamado amor

En esta noche hermosa

Una luna siniestra guía

mi desconcierto

Huyo a ninguna parte

Llenándome los pies de espinos

Al fondo una luz

es una carretera

¿Pero qué dirección he de tomar?

Te esperé bajo la lluvia

Sin saber que no volverías

Estarás contenta rodeada

de esas malas compañías

Yo soy el culpable

de esa felicidad

Yo que te dejé en libertad

Abriendo las puertas

del cautiverio de ese mal

llamado amor.

© 2023 by Tyler Reece. Proudly created with Wix.com